Esta temporada primaveral,  las pinceladas del maquillaje se centran en la mirada. Hay tonos que parecían olvidados, como el azul y el bronce, y que recobran protagonismo. Pero no todos son colores evidentes. Por eso, el look “no make up” sigue sostenido por productos que privilegian las texturas muy naturales y los toques de luz que crean efectos húmedos en zonas específicas.

Propuestas zona por zona

OJOS:Los azules son los protagonistas de las paletas de los meses cálidos. Intensos, pasteles o flúo, con todas sus variantes es posible crear looks diferentes para cada ocasión. Y hasta hay tonos que toman un giro para adaptarse a la tendencia, como el violeta, que esta temporada viene convertido en azul púrpura.

Algunas marcas presentan los azules con paletas personales en la gama del naranja, en tanto que otras prefieren acompañarlos con pasteles. En ese rumbo, pisan fuerte los rosados, que hasta logran extender su dominio al rubor y a los labiales en un total look.

Otra variante que participa de la primavera es la de los tonos tostados y bronces, con tintes mates y metalizados que permiten crear efectos en la mirada.

LA PIEL El efecto fresco y luminoso gana. La tendencia será lucir una piel perfecta, pero con un acabado natural. El color del sol logrado con texturas traslúcidas y los pequeños toques de polvos iridiscentes en áreas clave como la nariz, los pómulos y la barbilla mediante la técnica strobing, son válidos siempre y cuando colaboren con el estilo “no make up”.

Por eso el bronce se lleva todas las miradas. Este tono resalta la frescura natural del rostro con una piel luminosa. Además, permite destacar las estructuras óseas con destellos de luz que generan un efecto de reflejo en las mejillas. Pero también se puede apostar a un look más intenso. En este caso, los acabados ultramate conviven en armonía con el brillo de las zonas destacadas del rostro, y ofrecen la posibilidad de dar un aspecto fresco y saludable al rostro, ideal para las noches de verano. En cualquiera de las dos opciones, la consigna es realzar pómulos y destacar puntos de luz, con fórmulas súper ligeras que se fundan con la piel.

LABIOS En esta temporada de calor, la tendencia elige una dirección que posiciona el glossy como el acabado por excelencia. Además de dar un halo húmedo que se traduce en una boca “jugosa”, el gloss colabora para lograr que los labios se vean voluminosos. Para lograr una boca con volumen, es importante definir los labios previamente con delineador y luego cubrir el resto de la superficie con el labial del color y terminación elegidos, aplicar un tono más oscuro en las comisuras del labio y fundir con cuidado ambos colores

Y esas no son todas las posibilidades para las que adoran lucir las bocas con personalidad: el rojo sangre, el rojo más anaranjado y hasta el coral se llevan en un maquillaje urbano.

También el color vino se vio en pasarela haciendo olvidar la rigurosidad de las estaciones en cuanto a la elección de tonos. Por último, para las que buscan una onda natural, hay marcas que proponen lucir las bocas desnudas, solo acompañadas de algún hidratante específico.

Fiel al estilo “no make up”, la tendencia será lucir una piel perfecta pero con un acabado natural.

UÑAS: En materia de esmaltes, los azules que arrancan en un celeste intenso y se pasean hasta el violáceo tienen cabida al igual que varios tonos especiales, como el rojo naranja y el rojo amarronado.

El amarillo cálido es también un integrante de prestigio entre diferentes marcas de esmaltes. Los rosados traen brillos y destellos nacarados y los metálicos como bronces y dorados siguen vigentes este verano 2019.

También se van a usar una o varias uñas decoradas con rayas y puntos. La manicura francesa con tonos diferentes en las puntas es otro aporte de la primavera.