Si queremos notar los efectos del jengibre y el limón debemos acompañarlos de una dieta equilibrada. También debemos practicar ejercicio físico con frecuencia e ingerir 2 litros de agua diarios

 

Esta raíz se ha utilizado con fines de adelgazamiento, puesto que sus propiedades favorecen la pérdida de peso. Además de mejorar las funciones digestivas, el jengibre tiene un efecto “termogénico” que ayuda a la activación del metabolismo, siendo así un potente quemagrasas y quemacalorías.

 

Por otro lado, el limón es otro de los grandes productos naturales con fantásticas propiedades q

El contenido en vitamina C del limón lo convierte en un antioxidante muy efectivo que facilita la eliminación de desechos del organismo, combate la retención de líquidos, ayuda a desintoxicar el cuerpo y contribuye a eliminar la hinchazón abdominal.

Si has hecho ejercicio y mejorado tu alimentación, y aun así no logras bajar esa pancita, el té de limón  con jengibre puede ayudar.

Necesitas:

Un limón

-Ralladura de jengibre

– Agua muy caliente

– Si quieres endulzarlo un poco, puedes usar miel de agave

Prepararlo es muy sencillo, solo tienes que colocar a calentar una taza de agua y retirarla antes de que llegue a punto de ebullición.
Añade una pequeña rebanada de jengibre y deja reposar durante 5 minutos tapado. Pasado este tiempo se le agrega el jugo de un limón y se bebe. Lo recomendado es beber el té en ayunas.

Los antioxidantes y la vitamina C del limón ayudan a acelerar el metabolismo y alcalinizan el cuerpo.

Recuerda que, funcione o no, siempre puedes aprender a amar tu cuerpo con o sin panza. Tal y como es.