Una encuesta realizada por la organización social AnyBody Argentina, mostró que el 68% de los argentinos tienen problemas para hallar talles grandes.

Esto obliga a la mayoría de la población a usar prendas que apenas lo dejan moverse, obligados por la industria. Medias que ajustan los gemelos, jeans que aprietan y marcan los muslos, y corpiños que no cumplen su función de sostener pero terminan raspando el pecho.

¿No debería la ropa ajustarse a la demanda de las mujeres y no ser nosotras las que tengamos que adecuarnos a los cánones de belleza establecidos? El no encontrar ropa de su talla hace que muchas mujeres se sientan frustradas y se culpen a sí mismas, provocando que se favorezca el desarrollo de trastornos alimenticios.

La marca brasileña de moda VK Moda Plus Size, ha protagonizado recientemente una campaña, que ha sido considerada por muchos la mejor campaña publicitaria de la historia de la moda de “tallas grandes”.

Una agencia brasileña se ocupó de mostrar la problemática de la manera más cruda: ilustrando cómo queda un cuerpo después de vestirse como la moda lo deja. Bajo la consigna Don’t be a fashion slave (No seas esclava de la moda), el creativo Márcio Nazianzeno trabajó para la marca VK Plus Size que hace ropa para mujeres reales.