09-kondo-lede

La clave es deshacerse prácticamente de todo y conservar sólo aquello que nos hace felices. Así podría resumirse el mensaje del libro La magia del orden, del sello Aguilar, suceso editorial, con más de cuatro millones de copias vendidas en 33 países.

El orden y la limpieza como estilo de vida es lo que propone Marie Kondo, ésta japonesa de 30 años aborda la organización como una forma de terapia porque en su opinión: «La verdadera vida comienza después de poner tu casa en orden».

Kondo se hizo famosa a nivel internacional gracias a una serie de tutoriales de Youtube donde explicó trucos útiles para doblar la ropa del armario. Sus recomendaciones corrieron por las redes por lo práctico que resulta su método KonMari. Esta gurú predica una filosofía sencilla de comprender: «Cuando experimentes lo que es tener una casa realmente ordenada, sentirás cómo se ilumina todo tu mundo», asegura.

 

La clave está en mantener solo lo que realmente amas y ¿sólo eso? Sí, por mucho que cueste. «No guardes nada en tu armario que no te dé alegría, tira todo lo que no te dé amor», es una de las máximas que aparecen en su libro.

El resto de sus consejos se pueden resumir en estos 8 ítems,  aunque desde su vivencia explica que cada uno debe adaptarlos a sus propias necesidades:

Ordena por categoría, no por localización.

– Lo que no necesitas tú, tampoco nadie de tu familia.

– Despídete de cada pieza que tires con gratitud por su servicio prestado.

– Ordena bien una vez y siempre permanecerá ordenado.

– Los maratones de orden tiene efecto rebote. Crea un hábito diario.

– Empieza por las cosas más fáciles.

– Aprende a doblar bien la ropa y ahorrarás espacio.

– No compres más cajas ni materiales de almacenaje pequeño. No los necesitas.

Quizás algunas de estas premisas te parezcan algo radicales pero en eso se basa parte de su éxito. Marie Kondo asegura que un cambio en el orden de la casa suele acarrear cambios en la vida. «También ordenas tus historias personales: aprendes qué quieres en tu vida, qué no, y qué deberías dejar ir. Ganas seguridad y confianza. Al final, solo se trata de rodearte de las cosas y las personas que amas», escribe segura.