Caminamos el verano 2016 y en los meses de mayor calor del año, las jornadas de trabajo, las reuniones, las salidas con amigos y cualquier evento social hacen que la versatilidad y la simpleza sean por momento atributos muy preciados en las prendas que acompañan a cada jornada. Por estos tiempos, ha sido muy escuchado el término effortless chic como aglutinador de una serie de factores –y por qué no de actitudes- a la hora de vestir. Su traducción literal sería chic sin esfuerzo y se ha convertido en la corriente vestimentaria preferida por las celebridades, it girls e incluso diseñadores de moda de todo el mundo.

Un nombre de peso en la industria es su máxima exponente: Isabel Marant. La diseñadora, de la mano de su propia firma, ha creado looks que son dignos de atesoramiento. Minimalismo en combinaciones, accesorios y texturas. La apuesta por el principio que reza que “menos es más” se encuentra en pleno ascenso y dará mucho que hablar en 2016 de la mano de las principales firmas de moda de la industria internacional.

 

 

4

 

El effortless recurre a un look minimal de encanto parisino, una elegancia discreta que ni siquiera hace falta demostrarla para que sea admirada. El armario de este estilo se completa con prendas básicas y atemporales, obviamente, sin dejar de lado tu actitud. La clave: estar perfecta y elegante usando unos jeans y remera blanca.


La mezcla de prendas pret-a-couture con algunas otras básicas hacen  la alquimia. Prendas económicas de la mano de otras que catalogan como auténticas piezas de colección es una audaz travesía. La sensación que debe transmitir el look effortless es que lo hemos escogido prácticamente al azar, sin premeditación.

En cuanto al calzado, el effortless chic es sinónimo de comodidad. Ballerinas, sandalias de tiras, mocasines, tacos chupete.

Para la época invernar o de estación media, la sastrería es una gran aliada. Jeans y remera básica de la mano de borcegos y abrigos de importante relevancia o sweaters de tramados exquisitos.

Los complementos son la clave secreta. Maxicollares monocromáticos y satinados, o colgantes finos con pendientes medios. Todo en su justa medida. Resulta fundamental mantener en mente el estilo parisino clásico e interiorizarlo al momento de buscar un look effortless ya que, como solo las francesas hacen, el concepto de la elegancia no debe ser fingirlo sino que debe surgir de manera natural y hablar de su portadora.

 

Germán Biscardi

EL BAÚL DEL FASHIONISTA