Volvimos de las vacaciones, y si bien disfrutamos sin cuidarnos demasiado con la alimentación nos damos cuenta de los  desórdenes que cometimos. En las vacaciones, es común que abandonemos los hábitos alimentarios saludables. La razón es simple: estamos relajados, tranquilos y nos enfrentamos a alimentos que no consumimos habitualmente y no podemos evitar la tentación.

Hay que volver a la rutina para restablecer nuestro peso y volver a nuestros hábitos saludables. Entonces, que debemos hacer ?

  • Organizar nuestros horarios habituales de comida: en vacaciones, nos despertamos tarde, por lo tanto no desayunamos, los almuerzos y cenas por lo general son rápidos y poco saludables, por lo tanto volvamos a tomar el hábito del desayuno, que nos brindará energía

 

  • Porciones:   en las vacaciones, por lo general consumimos porciones más grandes. El primer paso entonces es retomar el tamaño de porciones adecuado, al principio podremos sentirnos poco insatisfechos, pero hay que poner voluntad y superar esa sensación, para ello el organizarse y respetar el horario de comidas es lo recomendable.
  • Hidratación: gaseosas, bebidas alcohólicas, una costumbre veraniega, pero esto no implica hidratarse, y suma calorías. Debemos volver a incluir agua a nuestro organismo. Lo ideal: beber dos litros diarios.

 

246472

 

  • Incluya frutas y verduras. Es común que la variedad y calidad de la comida cambie durante las vacaciones, incluimos más harinas, y consumimos menos frutas y verduras. La recomendación actual incluye cinco porciones entre verduras y frutas de diferentes colores por día.
  • Preparemos la heladera: en general cuando regresamos de nuestras vacaciones, no preveemos almuerzo o cena, entonces la opción que tenemos a mano es pedir comida a la pizzería. En lugar de recurrir a este llamado salvador, lo ideal es dejar en el freezer algún plato saludable.

 

  • Regalos tentadores: si traemos de nuestro viaje regalos tales como chocolates, alfajores, dulces, retirémoslo de nuestra vista, así evitaremos tentaciones.
  • Retomar  la actividad física: fundamental para deshacernos de los kilos extra que se  acumulan y para recuperar nuestra energía y vitalidad.

Finalmente, comer en exceso en las vacaciones no es un pecado capital, lo disfrutamos, compartimos, pero es vital volver a nuestra rutina lo antes posible, principalmente por nuestra salud, que irá acompañado de lo estético.

 

 

Compota de frutas tibias:

Colocar en una fuente para horno gajos de frutas (manzana, pera, duraznos, kiwi y banana). Rociar con jugo de naranja y azúcar negra, y llevar al horno duran-te 15 minutos. Servir con un poco de granola por encima y falsa crema (queso blanco descremado aligerado con leche descremada y esencia de almendras o vainillas y edulcoran-te o azúcar). Calorías: 175; grasas: 5 g; vitamina C: 10 mg.
vGJrCMQd_1

Lic. Liz Zarlenga

Nutricionista en Nutrysa