Esta época del año  nos lleva de una u otra forma a un balance, a un

replanteo y a proyectarnos desde un mínimo hasta un máximo aspecto.

Algo parecido a lo que sucede en las mudanzas …

El espacio que habitamos , nos representa y el objetivo real es que

nos contenga.

Entonces,  podemos aprovechar estos días para reordenarlo ….cuestión

que generalmente postergamos.

Lo ideal es que hagamos de esto un programa agradable y concientizar

que lo hacemos por y para nosotros mismos.

– disponer de medio día por vez ( para no agoviarnos )

– evitar interrupciones y distracciones

– crear ambiente agradable para inspirarnos: música , aromas , bebidas ..

Ahora sí , manos a la obra ….

– Vaciar : fundamental para tener una vista completa .

– Seleccionar : clasificar uso real.

– Priorizar : para dejar al alcance lo de uso diario.

– Descartar : lo que no usamos .Reciclar o regalar .

– Reubicar : potenciando el uso .

Todo este proceso puede aplicarse desde un estante hasta un espacio

completo. Es increíble ver como hasta un mueble puede cambiar de lugar

y adaptarse a otra función .

Lograda esa armonía , vamos a darnos cuenta de qué necesitamos sumar

para potenciar el ambiente .Cambiar colores , o simplemente blanquear

muros. Reveer la iluminación .Agregar géneros coloridos .Tirar una

manta en un sofá .

 

Pero volviendo a la época del año , no olvidemos dar un toque festivo

a nuestro espacio. Podemos repetir el proceso con adornos navideños

recopilados .Darles distintas funciones .No todo tiene que ir al

clásico pino. Salir de lo obvio.

Colocar las luces en alguna planta , vestir un candelabro , centros de

mesa , etc.

Y por qué no, un detalle de bienvenida en la puerta !!! Porque debe

ser para el que viene .Pero quienes llegan todos los días , son

quienes lo habitan.O sea …. nosotros mismos .

 

Cecilia de la Torre

Diseñadora de interiores

Interioresceciliadelatorre@gmail.com