[slider][pane]innerpage-images-botox[/pane][pane]botox-med-en-4[/pane][pane]iStock_000006673578Small_botox[/pane][/slider]

En una entrevista con la  Dra. Gisela Rossler nos comenta, que son muchas las personas que acuden a nuestra consulta para que les ayudemos a mejorar su aspecto corrigiendo las líneas que han ido apareciendo en la cara con el paso de los años.

Las mujeres, recurren a la toxina botulínica, más conocida como botox, para acabar con las antiestéticas arrugas de la parte superior del rostro. La frente, el entercejo y las patas de gallo que  son las zonas donde generalmente se aplican las infiltraciones.

Se marca con un lápiz negro los puntos donde va a inyectar el botox. Una vez aplicado, la paciente puede hacer una vida completamente normal. No necesita reposo ni cuidados especiales. Simplemente tendrá que esperar unas horas para poder maquillarse de nuevo.

El tratamiento empieza a hacer efecto a los tres o cuatro días, cuando comienza a producirse la parálisis de los músculos donde se ha aplicado el botox. La duración depende de la fortaleza de los músculos de cada persona.

La duración del efecto varía de cuatro a seis meses. La aplicación repetida va prolongando el efecto de modo que las arrugas son progresivamente menos notorias y se pueden ir espaciando las sesiones.

El intervalo mínimo para volver a realizar el tratamiento es de tres meses.

Como conclusión podríamos señalar que es una técnica segura, sencilla, no invasiva que carece de efectos secundarios importantes. Los resultados son rápidos y temporales; produce un alto grado de satisfacción del paciente ya que permite una expresión y mirada serena y relajada así como la atenuación de las arrugas de expresión. Puede combinarse con otros tratamientos como luz pulsada (IPL), radiofrecuencia, peelings, rellenos o cirugía.

Asesora: Dra. Gisela Rossler esteticarojasrossler@gmail.com

www.rojas-rossler.com

https://www.facebook.com/espacio.rz

Mitre 1626, Cdad. Tel. 425-2334