[slider][pane]PORTADA

[/pane][pane] 6

[/pane][pane] 5

[/pane][pane] 4

[/pane][pane] 3

[/pane][pane] 2

[/pane][pane] 1[/pane][/slider]

¿Cuantas veces saliste a la calle queriendo brillar? ¿Cuantas veces tu maquillaje hizo que le dijeras al mundo que ese día estabas llena de positividad? Tus labios, paradójicamente, hablan de vos.

El otoño avanza con fuerza y la Moda se renueva lentamente allí, donde importa: en las calles.

Nuevas líneas se adueñan del paisaje cotidiano, nuevos colores se apoderan de las ciudades y una renovada actitud propone desafiar las reglas conocidas. Los tonos tierra no van más.

En la temporada dorada, los colores brillantes como el fucsia o el ya clásico burgundy no se esconden. La idea de rebeldía, de oposición cultural, de anarquía contra el sistema natural se refleja en la Moda. A la naturaleza deshojada, a los clásicos amarillos del mes de abril se levantan alegres tonalidades en la Moda. El maquillaje no escapa a este encanto.

En especial tus labios, son mucho más que el marco de las palabras que te permiten comunicarte con los demás: son un natural accesorio que te lleva a cautivar vayas donde vayas, por eso merecen su cuidado y especial atención. Las reglas mínimas de belleza dictan su especial hidratación, protección solar y selección del color en base a su forma y turgencia. A pesar de estos breves y siempre útiles consejos, lo fundamental es que tus labios comuniquen sensaciones y emociones que la palabra no puede abarcar.

Lancôme ha redefinido el concepto de belleza volviendo a la clásica paleta tonal fundada en el color rojo, recurriendo a la estética de la fémina poderosa, sensual, independiente y eternamente bella, como definiciones presentes en todas y cada una de las mujeres.

Los labiales líquidos de Dior, aunque inspirados en los tradicionales lápices humectantes de la maison, apuestan también  por tonos vibrantes, del fucsia al profundo borgoña.

Besos de otoño que se graben a fuego. El mundo de la belleza te ayuda lograrlo.

Germán M. Biscardi