eligiendo

Papá Noel y los Reyes Magos siempre dejan más de un perfume bajo nuestros árboles de Navidad. Pero, ¿sabes cómo usarlo adecuadamente? ¿Cómo, cuándo y dónde debes ponértelo? Las mejores fragancias se guardan en frascos pequeños y por esta misma razón, la cantidad que debes usar de perfume debe ser poca, un toque ligero y sutil que al olfato sea irresistible.

Los expertos aseguran que las zonas claves donde debes aplicar tu perfume son siempre las mismas: detrás de las orejas, en los laterales del cuello, en la cara interior de los codos, en las muñecas y a veces también puedes dejar un toque por encima del pecho. Los perfumes, una vez aplicados, deben ser absorbidos naturalmente, nunca frotes ya que afecta al ph de tu piel y hace que el aroma se descomponga.

¿El momento ideal para ponerte tu perfume favorito? Siempre después de una buena ducha. La fragancia se absorbe mejor y dura más en tu piel. Si eres de las que siempre aplican body milk tras el baño, aprovecha, durará más tu perfume si lo aplicas justo cuando tu cuerpo haya absorbido la crema pero trata de que la crema hidratante no tenga un olor fuerte.

 Saber cómo se aplica un perfume es importante ya que la cantidad y las zonas son imprescindibles para que tu olor sea agradable y seductor. A muchas personas se las recuerda especialmente por ese agradable aroma que desprenden cuando pasan. Si no cumples estos tips puedes hacer que tu maravilloso perfume sea un infierno de olores excesivos para los que te rodean.