998287_412991595472875_493782784_n

Siempre que se  inicia un nuevo año realizamos en nuestra mente balances de lo vivido, a veces, estos no son de nuestro agrado, por experiencias no gratas, o por las curvas y contra curvas de la vida misma. Justamente estas vicisitudes son las que nos dejan un aprendizaje y nos ayudan a crecer en todos los aspectos de nuestra personalidad.

Quiero compartir con ustedes este pequeño texto maravilloso que es para colgarlo en un “cuadrito” y leerlo a diario….esto es la “vida misma”

En la INDIA se enseñan las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad”

Primera: “La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

Segunda: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera.  Ni siquiera el detalle mas insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra”. No. Lo que paso fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos  adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

Tercera: “En cualquier momento que comiences es el correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece  en nuestras vidas, es allí cuando comenzara.

Cuarta “Cuando algo termina, termina”

Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llego a nuestras vidas hoy, es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado.

La vida es un aprendizaje. Vivir es aprender a amar, a disfrutar, a reír, a soñar, a  perdonar. Es un viaje donde nuestro guía es el corazón.

 

M. Eugenia Kurlat