529-original

Llegan los días cálidos, y sabemos que debemos hacer dieta o dejar de comer algún alimento porque nos hace mal, o porque queremos sentirnos más lindas, pero no lo dejamos de hacer, no podemos, no tenemos la suficiente fuerza de voluntad, y lo primero que viene a nuestra mente cuando pensamos en hacer una Dieta, es relacionarla con prohibición, sufrimiento, hambre, etc, cuando en realidad se trata de adaptar un plan de alimentación a tus necesidades y gustos.

No desesperes, estás a tiempo; te doy algunos consejos para prepararte a lograr tu objetivo:

  • Realiza un buen desayuno: es la comida principal, nos da las energías para comenzar el día y evita que comamos en exceso durante la tarde. Crea el hábitos todos los días
  •  Remplazar los dulces por frutas: aportan fibras, vitaminas, minerales y producen saciedad
  • Tomar agua: evitar los jugos envasados o gaseosas que aportan azúcar en exceso y aditivos químicos. Lo ideal es beber dos litros de agua por día. Lleva siempre una botellita de agua
  • Si comes fuera de casa, reemplaza la entrada por una ensalada, nos dará sensación de saciedad.
  • No olvides realizar colaciones entre las comidas principales. Evitaras llegar al almuerzo o cena con mucho apetito
  • Realiza actividad física: podemos empezar con actividades cotidianas como subir escaleras, caminar, y luego podes anotarte en un gimnasio o realizar algún deporte al aire libre

Una vez logrados estos objetivos, estarás en condiciones de comenzar un Plan Alimentario adecuado a tus necesidades, gustos y preferencias.

Ya estás lista, es el momento de empezar.

Liz Zarlenga

Nutricionista