[slider][pane]image_2[/pane][pane]image_1[/pane][pane]image_3[/pane][/slider]

1. Evalúa tu clóset. Mira lo que ya tienes y decidí que es lo que te gusta. Debes de quedarte con cosas que te hagan lucir bien. Dona todo lo que no te quede bien o no te guste. Una regla es “si no lo haz usado en 8 meses (con excepción a las prendas de temporada), deshazte de ello”.

2. Elegí elementos que te gusten. Con lo que te quedaste, evalúa exactamente que es lo que te gusta de ellas. Hace una lista de todos estos elementos y salí de compras más tarde.

3. Inspírate. Una forma de desarrollar tu propio estilo es ver qué se le ve bien a otras personas. Busca en revistas o en la televisión y busca algo de tu agrado. Puedes ver que es lo que usan las celebridades o simplemente ir al mall y ver lo que la gente usa.

Considera incorporar elementos de una subcultura a tu guardarropa. Algunas subculturas promueven moda única que refleja cierto estilo de vida. Por ejemplo, puedes usar las faldas que usan las “lolitas”, o puedes usar chaquetas tipo militares. Busca una forma de incorporar varios elementos en tu guardarropa.

4. Pide ayuda. Si tienes problemas buscando inspiración o te preocupa que sea de mal gusto, pídele a alguien que creas de ayuda su opinión. Pregúntale a alguien, el cual tenga un estilo que te guste, cómo se te ven las cosas. También estamos las asesoras de imagen para asesorarte.

5. No olvides los zapatos. Un nuevo par de zapatos puede darle un toque diferente a tu estilo. Busca algo que puedas usar comúnmente y que quede con el estilo general que tratas de alcanzar.

6. Sal de compras. Cuando decidas qué te gusta, ve a comprar. No tienes que llenar tu guardarropa, trata de visitar varias partes y comprar en diferentes locales hasta armar todo tu guardarropa.

Ve de compras con alguna amiga que no tenga miedo de darte criticas constructivas mientras compras. De esta forma, tendrás una opinión honesta sobre tu estilo.

Compra fuera de temporada. Por ejemplo, compra shorts o trajes de baño en otoño, o compra abrigos en primavera, de esa forma ahorraras dinero.

7. Los accesorios. Trata de darle un nuevo toque a tu ropa usando accesorios interesantes. Podría ser tan simple como un nuevo collar de colores, o un cinturón diferente a los que usas, etc. También podrías considerar usar joyería, bufandas, sombreros, o accesorios en el cabello.

Embellece lo que ya tienes. Con un poco de habilidad para cocer, puedes añadir, adornos, pedrerías o cualquier otra cosa a tu ropa. Visita una tienda de manualidades para ver nuevas ideas y comprar material.

8. Mezcla. Trata de usar diferentes piezas para obtener un look único. Por ejemplo, aunque no creas que esa nueva camisa iría bien con los pantalones que tenías, úsalos de esa forma quizás lo único que necesitabas para crear un nuevo conjunto es un cinturón que no haz usado desde la temporada pasada.

9. Cambia tu peinado. Es cierto, tu peinado no es parte de tu ropa, pero puede alterar drásticamente tu estilo. Trata de estilizar tu cabello de forma diferente en la mañana o usa un nuevo shampoo. Si vas a hacer algo drástico como cortar o teñir tu cabello, consulta un estilista primero para ver que te quedaría mejor.

10. Sé tú misma. Lo más importante de tu nuevo estilo es que te sientas y te veas bien. Crear un estilo personal es simplemente usar lo que quieres. Piensa más positivamente y expresa mejor tus ideas o habilidades

 Rosana Lourdes Conte.

Asesora de Imágen.