[slider][pane]articulo2contrapiel2[/pane][pane]articulo2contrapiel1[/pane][pane]articulo2contrapiel[/pane][/slider]

El Arte es una de las fuentes culturales que han acompañado a la humanidad desde sus más remotos comienzos. De hecho, cavernas milenarias registran la manera en que el hombre primitivo canalizaba su apreciación del mundo que lo rodeaba a través de expresiones artísticas como la pintura o la escultura. El Arte es sin dudas la disciplina que por excelencia surge de lo más profundo del ser, inspirado por la naturaleza, la convivencia misma con otros individuos, ideas o incluso, la mujer como símbolo y fuente de belleza.

La Moda, por su parte, se funda también en la inspiración como motor creativo, y actúa, al igual que el Arte, como un reflejo de la realidad social y cultural de las naciones.

En lo que va de 2013, las pasarelas internacionales han mostrado una marcada tendencia a fundir los conceptos del Arte con las piezas nacidas del mundo de la Moda. Este es el lenguaje que han hablado Yves Saint Laurent, Pierre Hardy, Roberto Cavalli y hasta Chanel. Pareciera ser una sola la ecuación: Arte+Moda=Riqueza Cultural.

Con colores como protagonistas indiscutidos, el diseño recurre a las formas y las líneas que buscan por un lado expresar el Arte a través de la Moda, y por otro, establecer un renovado lenguaje de expresión. Pinturas célebres, cuadros que forman parte de la riqueza cultural del mundo son el punto de fuga de bolsos, zapatos, vestidos y hasta anteojos. Incluso, tanto artistas de renombre como los emergentes se interesan por el mundo de la Moda. Tal fue el caso de la célebre Yayoi Kusama en su colaboración para Louis Vuitton en 2012.

Este año, la tendencia arty para la Moda se mantiene firme.

La opción urbana no es colmar el guardarropa con estrambóticas piezas repletas de líneas y color. Más bien, las betas artísticas de cualquier colección deben apelar a toques de creatividad que reaviven tus outfits de bases sobrias.

Los aliados: los accesorios como elementos clave para resaltar y poner de relieve las mejores cualidades de la fisonomía femenina. Los zapatos como fetiches eternos y fuentes irremplazables de obsesión.

Busca ese estampado que identifique tu personalidad. Compleméntalo con la sandalia o el stiletto que distinga tu presencia en cada lugar. La idea es que convertirte en creadora de tus propias combinaciones, seleccionando las piezas claves que te permitan expresarte en diferentes momentos, en diferentes ocasiones, en diferentes ámbitos. Al fin y al cabo, la moda se trata de comunicarte, de decirle al mundo quien eres sin utilizar palabras, de gritar tus emociones a través de los sentidos.

Germán Montenegro Biscardi

El Baúl del Fashionista