image (1)

Es interesante saber que la piel se renueva naturalmente cada 28 días. La contaminación, el sudor,  el uso continuado de cremas y maquillajes, la exposición solar reiterada, hacen que este proceso sea más lento y los poros se obstruyan poniéndola opaca, deshidratada, con comedones y  manchas.

Si queremos tener una piel firme,  sana y  joven debemos hacer un peeling para renovar esa capa superficial y así ocuparnos de la salud de la piel.

El peeling es una técnica de exfoliación. El objetivo  es eliminar  de la superficie de la piel,  capas de células muertas facilitando así su renovación. De este modo, se consigue que la misma  luzca más pareja, tersa, joven, radiante, eliminando además manchas y arrugas finas.

La electromedicina de avanzada aporta uno de los últimos métodos para esto: la Microdermoabrasión con Puntas de Diamante que, realizada por un profesional capacitado, representa una alternativa al peeling con ácidos sin riesgos de quemaduras y con excelentes resultados.  Para cuidado y rejuvenecimiento  la Punta de Diamante es una de las técnicas más demandadas por su eficacia, ya que es capaz de devolverle al rostro su  textura homogénea, frescura y luminosidad. Clínicamente, tras su aplicación, se observa un incremento en la elasticidad y tono de la piel.  Es totalmente indoloro y la paciente tras su sesión puede volver  a su actividad normal sin enrojecimiento ni descamación alguna.

Se puede tratar con ella:

  • Manchas de la piel.
  • Estrias
  • Piel con acné.
  • Envejecimiento facial.
  • Piel con poros abiertos.
  • Cicatrices de acné.
  • Pigmentación anormal.
  • Piel dañada por el sol.
  • Líneas finas y pequeñas arrugas.

La época ideal es… ¡ahora!, el otoño e invierno son las estaciones ideales ya que la piel no está expuesta al sol y permite su mejor recuperación. Se requiere generalmente como mínimo  4 sesiones  espaciadas cada 7 días.