1128540small

A lo largo de nuestra vida la sexualidad va sufriendo cambios. El placer sexual y psíquico,
el disfrute de las caricias, los juegos sexuales, el conocimiento íntimo de la pareja no está
relacionado con la edad.

A pesar de ello la edad produce cambios físicos en el organismo que afectan la actividad sexual.
Cambios donde las hormonas tienen un papel importante. Lo importante es estar preparada
mental y físicamente a los cambios con una apertura positiva para disfrutar de una vida sexual
plena.

El diálogo con la pareja es fundamental para comprender juntos los cambios que se están
sufriendo, como se viven para mejorar la relación sexual en ésta nueva etapa.

La capacidad para mantener interés por el sexo no tiene que ver con la edad sino con una buena
salud mental y física y de la existencia de una pareja activa e interesada en el sexo.

La sexualidad que está relacionada con la amistad, el amor, el juego y las apetencias. Éstas varían
con la edad . La etapa menopáusica se la relaciona con la falta de apetito sexual, pero esto es
erróneo ya que se puede mantener una actividad sexual estable y satisfactoria como antes,
aunque puede disminuir en cierta forma la frecuencia.

Aunque la actividad sexual sea menos frecuente lo importante es la comunicación con la pareja.

Es importante informarse para conocer nuevas técnicas para maximizar el placer con consultas a
profesionales o charlas con amigas.

El ejercicio físico ayuda ya que sube el tono general de la libido porque libera endorfinas , además
de mejorar la capacidad respiratoria, la tonicidad y flexibilidad muscular que isrven para mejorar la
capacidad de la relación sexual.

Agudiza la imaginación, cambia rutinas y disfruta de tu sexualidad en cada etapa de tu vida.