180-834sm

La doctora Mónica Katz , nutricionista y especializada en obesidad ha escrito un libro maravilloso sobre la” NO DIETA, puentes entre la alimentación y el placer”.

Los planes restrictivos en la alimentación han demostrado que no son posibles de mantener a largo plazo y traen como consecuencia el efecto rebote donde se recupera más peso del perdido.

Una persona que tiene la filosofía de la NO DIETA puede comer de todo pero en porciones pequeñas. El permitirnos algo rico y chiquito todos los días hace que nuestro deseo baje.

Comiendo bien y sanamente se puede bajar de peso. La clave está en realizar diariamente pequeños cambios de hábito en nuestra alimentación y perdurar en el tiempo, transformarlos en un estilo de vida.

La  doctora Katz asegura que “ Se puede adelgazar y tener un cuerpo cómodo y sano sin caer en el dietismo crónico ni en los trastornos alimentarios. El alimento es un placer primario que no deberíamos perder”.

Respecto a la actividad física, proponen acercarse desde otro lugar. No a la obsesión del ejercicio para bajar de peso sino desde el placer, el bienestar. Los ejercicios aeróbicos no son los únicos que nos hacen bajar de peso. Toda actividad que realizamos diariamente quema calorías, la idea es entonces salir del sedentarismo y realizar toda actividad que pueda hasta encontrar cual es la actividad física que más le agrada para que se transforme en placer y no en una obligación.

Aconseja trabajar sobre tres aspectos: el movimiento de nuestro cuerpo, nuestra relación con la alimentación y las emociones y el estrés.