[slider][pane][/pane][pane][/pane][pane][/pane][pane][/pane][pane][/pane][pane][/pane][/slider]

[pullquote_left]¡Empieza la temporada y con ella llegan las nuevas colecciones a los negocios¡ [/pullquote_left]Ahora es el mejor momento para revisar nuestro guardarropa y resolver el eterno dilema: cómo vamos a invertir esos pesitos que venimos ahorrando.

Y no es sólo cuestión de ceder a la tentación del momento – que está muy bien por cierto – sino también decidir por aquellas prendas que siempre combinan con todo y que son un comodín a la hora de armar un buen conjunto. Esas prendas milagrosas no son otras que las camisas, blusas y camisolas. No pasan de moda o siempre vuelven y si son de buena calidad las tendremos de compañeras por mucho tiempo.

Las hay de las más increíbles variedades, tanto en colores como en diseño, texturas y accesorios. Nunca sobra ninguna, comenzando por la reina de las camisas, la blanca, que jamás puede faltar en un guardarropa, pues al ser neutral combina con cualquier color y es perfecta para destacar accesorios y complementos, tanto de día como de noche.

Pocas prendas son tan elegantes y ofrecen una imagen tan sofisticada como una camisa blanca de cuello en V. Dolce & Gabbana, Karl Lagerfeld , Gianfranco Ferré, Yves Saint Laurent y Carolina Herrera son algunos de los grandes diseñadores que a lo largo de los años convirtieron esta prenda en un ícono de sus colecciones.

Esta primavera verano trae también diseños en géneros livianos y tonos lisos, seda fría y gasas que permiten transparencias. Los estampados van desde las flores, pasando por las rayas, los lunares y especialmente todo tipo de estrellas. La versatilidad de las blusas y camisas permite que se lleven fantásticas con jeans, shorts, pantalones y faldas.

Y si para reforzar tu decisión faltaran razones, al parecer la versión del “vestido camisero” tan popular en los años 70’s está de regreso y es una prenda espectacular para combinar con botita tejanas cortas, botines o tacones, según la hora y la ocasión, pudiendo jugar con tus “snickers” o zapatillas deportivas para un look más casual y juvenil.